¡Hola!

Bienvenida a mi cuarto.

Soy Elena, la que se quedó con El Cuarto del Medio en casa y lo llenó de chuches y papel. Te explico. Vivo con mis dos hijas, Laura y Claudia, y mi marido Fernando. En casa repartimos en su día las habitaciones y quedaba sin dueño la del medio. Igual sabes a lo que me refiero. Aquella habitación que todos quieren “para mis cosas”.

En mi casa había un grito de guerra: “¡Me pido el cuarto del medio!” y si no lo gritabas tú, te quedabas sin tu espacio. Ese espacio guay en el que puedes disfrutar como un enano haciendo lo que más te gusta. Durante mucho tiempo lo compartimos pero…

¿Adivinas quién se acabó quedando con El Cuarto del Medio y lo lleno de papelitos, mucha creatividad y regalos únicos? Exacto.

El-Cuarto-Del-Medio-295

¡Hola!

Bienvenida a mi cuarto.

El-Cuarto-Del-Medio-274

Soy Elena, la que se quedó con El Cuarto del Medio en casa y lo llenó de chuches y papel. Te explico. Vivo con mis dos hijas, Laura y Claudia, y mi marido Fernando. En casa repartimos en su día las habitaciones y quedaba sin dueño la del medio. Igual sabes a lo que me refiero. Aquella habitación que todos quieren “para mis cosas”.

En mi casa había un grito de guerra: “¡Me pido el cuarto del medio!” y si no lo gritabas tú, te quedabas sin tu espacio. Ese espacio guay en el que puedes disfrutar como un enano haciendo lo que más te gusta. Durante mucho tiempo lo compartimos pero…

El-Cuarto-Del-Medio-295

¿Adivinas quién se acabó quedando con El Cuarto del Medio y lo lleno de papelitos, mucha creatividad y regalos únicos? Exacto.

Esta es la historia del nombre de este lugar, una tienda que empezó oliendo a chuches y a papel. Deseo que encuentres aquí justo lo que buscas para regalar, recordar y agradecer.

La realidad es distinta ahora, unos cuantos años después… de El Cuarto del Medio solo me queda el nombre.

Tuve que recoger mis bártulos y trasladarme a un espacio de mayor tamaño. Buena señal para mí y un alivio para mi familia.

Te confieso.

Soy madre, hija, hermana e intolerante a ser el centro de atención. Desde la posición de ser la pequeña de cuatro hermanos he crecido sintiéndome comodísima en un segundo plano. Lo defiendo muchísimo. Desde allí he desarrollado el súper poder de observar cada detalle. Disfrutarlo. Y mira tú por dónde que me dedico justo a esto.

El-Cuarto-Del-Medio-267

Esta es la historia del nombre de este lugar, una tienda que empezó oliendo a chuches y a papel. Deseo que encuentres aquí justo lo que buscas para regalar, recordar y agradecer.

La realidad es distinta ahora, unos cuantos años después… de El Cuarto del Medio solo me queda el nombre.

Tuve que recoger mis bártulos y trasladarme a un espacio de mayor tamaño. Buena señal para mí y un alivio para mi familia.

Te confieso.

Soy madre, hija, hermana e intolerante a ser el centro de atención. Desde la posición de ser la pequeña de cuatro hermanos he crecido sintiéndome comodísima en un segundo plano. Lo defiendo muchísimo. Desde allí he desarrollado el súper poder de observar cada detalle. Disfrutarlo. Y mira tú por dónde que me dedico justo a esto.

“En El Cuarto del Medio creamos productos para que seas súper detallista con los que te importan”.

Hace cinco años dejé un “trabajo perfecto” porque no me llenaba.

Y pasé a llenar el sofá de mi casa de papel y chuches con los que creaba regalos personalizados para aumentar la felicidad de las familias, para sus fiestas, bodas, comuniones, bautizos… Ya me entiendes. Yo pensaba que era algo pasajero hasta que encontrara ese trabajo que me motivara tantísimo que la emoción no me dejara dormir. Y un día me di cuenta que justo esto, El Cuarto del Medio, crear detalles para aumentar la felicidad de las personas que te importan, era “el trabajo” que me apasionaba. ¿Cómo sino voy a ser capaz de pasarme noches enteras creando vuestros detalles, preparando los paquetes para enviar y respondiendo a vuestros mails para personalizar vuestra fiesta con nuestros productos?

Hace cinco años dejé un “trabajo perfecto” porque no me llenaba.

Y pasé a llenar el sofá de mi casa de papel y chuches con los que creaba regalos personalizados para aumentar la felicidad de las familias, para sus fiestas, bodas, comuniones, bautizos… Ya me entiendes. Yo pensaba que era algo pasajero hasta que encontrara ese trabajo que me motivara tantísimo que la emoción no me dejara dormir. Y un día me di cuenta que justo esto, El Cuarto del Medio, crear detalles para aumentar la felicidad de las personas que te importan, era “el trabajo” que me apasionaba. ¿Cómo sino voy a ser capaz de pasarme noches enteras creando vuestros detalles, preparando los paquetes para enviar y respondiendo a vuestros mails para personalizar vuestra fiesta con nuestros productos?

No os preocupéis, que ya me estoy ocupando de incorporar rutinas más sanas a mi vida, como dormir de noche y trabajar de día, aunque me va a costar (si llega) porque para mi:

“Trabajar de noche es mi yoga. La casa está en silencio. No hay nada que hacer más que dejarme llevar por las historias que me explicáis, inspirarme en vuestras motivaciones para celebrar y crear vuestros detalles y regalos”.

No os preocupéis, que ya me estoy ocupando de incorporar rutinas más sanas a mi vida, como dormir de noche y trabajar de día, aunque me va a costar (si llega) porque para mi:

“Trabajar de noche es mi yoga. La casa está en silencio. No hay nada que hacer más que dejarme llevar por las historias que me explicáis, inspirarme en vuestras motivaciones para celebrar y crear vuestros detalles y regalos”.

La verdad es que hoy en día, cinco años después de mi decisión de dedicarme a lo que me hace feliz, El Cuarto del Medio ha crecido y se ha independizado. Ahora preparamos vuestros pedidos en otro cuarto, más grande, que ya es almacén, con sofá incluido (que no me falte), que si eso, un día os invito. Pero más adelante, que ya os he hablado de mi intolerancia.

Buscando tu felicidad, creando los productos de El Cuarto del Medio he podido apreciar lo que me hace feliz a mí:

Ver a mi familia unida.

Compartir manta, sofá y peli (y pipas, muchas pipas).

Cantar al karaoke con mis hermanas, hijas y sobrinas, y que mi padre se una a lo improvisado.

Los momentos en los que todo es improvisado y, sin embargo, encaja perfectamente, esos momentos son lo que definen al cuarto del medio.

La verdad es que hoy en día, cinco años después de mi decisión de dedicarme a lo que me hace feliz, El Cuarto del Medio ha crecido y se ha independizado. Ahora preparamos vuestros pedidos en otro cuarto, más grande, que ya es almacén, con sofá incluido (que no me falte), que si eso, un día os invito. Pero más adelante, que ya os he hablado de mi intolerancia.

Buscando tu felicidad, creando los productos de El Cuarto del Medio he podido apreciar lo que me hace feliz a mí:

  • Ver a mi familia unida.
  • Compartir manta, sofá y peli (y pipas, muchas pipas).
  • Cantar al karaoke con mis hermanas, hijas y sobrinas, y que mi padre se una a lo improvisado.
  • Los momentos en los que todo es improvisado y, sin embargo, encaja perfectamente, esos momentos son lo que definen al cuarto del medio.

Deseo que identifiques y aprecies lo que te gusta y te llena el corazón. Será un placer seguir trabajando en El Cuarto del Medio para aumentar esos momentos de felicidad. La puerta de este cuarto está siempre abierta para que entres, mires y cojas lo que es para ti. Y si quieres decirme algo, pasa una nota por debajo de la puerta. Te leo y te respondo.

Elena.

Deseo que identifiques y aprecies lo que te gusta y te llena el corazón. Será un placer seguir trabajando en El Cuarto del Medio para aumentar esos momentos de felicidad. La puerta de este cuarto está siempre abierta para que entres, mires y cojas lo que es para ti. Y si quieres decirme algo, pasa una nota por debajo de la puerta. Te leo y te respondo.

Elena.